SOESGYPE, CGT Y GOBIERNO EN DIALOGO PERMANENTE PARA MONITOREAR SITUACIÓN Y MANTENER ECONOMÍA EN MARCHA

Carlos Acuña, Secretario General del SOESGyPE mantiene contacto permanente con nuestro Secretario General Gerónimo Sanabria y todas las provincias, a la par que con el gobierno nacional, para tomar las medidas necesarias que demande la crisis. Sobre los sueldos Acuña expresó tajante: “No hay posibilidad de acceder a bajarles el sueldo a nuestros compañeros”

En el marco de una crisis de consecuencias imprevisibles producto de la pandemia que afecta a todas las economías del mundo, los miembros de la Confederación General del Trabajo -triunvirato que integra nuestro Compañero Carlos Acuña del SOESGyPE- mantienen permanente contacto con funcionarios del gobierno nacional, para seguir la evolución de la crisis que desencadena la cuarentena en los sectores productivos, a la vez que trabajan para ayudar a las empresas a que se continúe garantizando los puestos laborales y los salarios de los trabajadores.

La tarea es inmensa en aportar soluciones a los cientos de problemas que surgen a diario por la implementación de una cuarentena, que hasta el momento es exitosa, si la comparamos con la de países vecinos y del resto del mundo, donde ha causado estragos en todos los estamentos: sociales y económicos.

Todas las cifras son catastróficas, enormes; pero la estrategia del Gobierno del aislamiento contra el coronavirus hasta ahora ha logrado mantener en un número mínimo los afectados por el Covid-19, a la vez que dichos casos no crecen exponencialmente, evitando se sature el sistema de salud y siendo ese motivo la mayor causal de muertes en otros países; se estima que pasará a un modelo de “cuarentena focalizada” a partir del 27 de abril.

Mientras monitorea la incorporación de actividades de los últimos días el gobierno nacional y provincial, analiza como fijará los nuevos parámetros para la apertura por zona.

Será focalizada, con distintos grados de apertura por provincia y ciudad, pero sin clases y con cuidados estrictos para los mayores de 70 años. No es una fórmula rígida, sino que tomará una serie de parámetros para establecer qué se permitirá, y qué no en cada provincia. Podría incluso, haber aperturas diferentes dentro de un mismo territorio. El modelo, que terminará de diseñar el comité de emergencia por el COVID-19, fijará criterios según población, actividad económica y comercial, transporte y situación epidemiológica. Son parámetros cruzados.

Es decir, la cuarentena continuará a partir del 27, no está en el menú el regreso de las clases y tampoco está previsto que vuelva el transporte interjurisdiccional de media y larga distancia entre distintas ciudades.

Habrá una cadena de instancias de definición: el gobierno nacional hará un mapeo sobre qué actividad podrá retomarse en determinadas condiciones, pero la decisión final será de los gobernadores que tendrán facultad para disponer, o no, la apertura.

Esta semana, mientras monitorea cómo impacta la flexibilización que incorporó once nuevos sectores y anticipa un incremento de la circulación, el gobierno terminará de establecer el formato. En esa actividad es que la CGT colabora activamente; por tener de primera mano, los detalles de cada actividad en particular.

En nuestro sindicato contamos con la ventaja de tener a nuestro referente nacional como parte de la conducción de la CGT. Y Carlos Acuña, titular del FOESGRA y el SOESGyPE a nivel nacional, fue contundente. Respecto de los problemas que enfrenta el sector estacionero, sostiene que “no hay posibilidad de acceder a bajarles el sueldo a nuestros compañeros”

El Secretario General de FOESGRA amenazó con impugnar en la justicia cualquier acuerdo que incluya flexibilizaciones a las condiciones de los convenios colectivos de trabajo. “Están amparadas por la Ley y la Constitución”, señaló.

Carlos Acuña, en dialogo con nuestro Secretario General Gerónimo Sanabria, dejó en claro su postura en alusión a los reclamos de la parte empresaria ante la baja en las ventas. “Que no se olviden los dirigentes de la parte patronal que quien les habla fue el que hizo lo necesario para que las Estaciones de Servicio sean incluidas en el subsidio del gobierno a los salarios de las Pymes, porque en un principio habían quedado afuera”, dijo Acuña.

Y agregó “a los médicos y a otros sectores de la sociedad les dan bonos y ayudas sociales, mientras que a los empleados de Estaciones de Servicio que están cumpliendo con su deber de actividad esencial arriesgando sus vidas y las de sus familias, los empresarios les quieren bajar el sueldo por 15 días de malas ventas”.

Acuña sostiene y con razón que “durante cuatro años ganaron un 380 por ciento más por el aumento constante de las naftas mientras que la actualización salarial, ni siquiera llegó al 150 por ciento, con lo cual, está más que saldada la diferencia”, dijo.

“Creo que es bueno destacar el enorme esfuerzo de la comunidad toda y del gobierno nacional que ha puesto al servicio de la sociedad en su conjunto una serie de medidas de asistencia para empleadores y trabajadores de pymes, además del sector autónomo”, afirmó Acuña, en referencia al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), un paquete que incluye reducción de aportes patronales y hasta incluso una asignación salarial aportada por el Estado, entre otros puntos.

Destacó el esfuerzo del gobierno nacional que a través del decreto 376/2020, ampliatorio del 332/2020, Fernández dispuso que el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), derivado de la emergencia por la pandemia de coronavirus, abarcará la “postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino”.

Además, habrá un “Salario Complementario”, que consiste en la “asignación abonada por el Estado nacional para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado”. El monto de esa asignación será “equivalente al 50% del salario neto del trabajador correspondiente al mes de febrero de 2020, no pudiendo ser inferior a una suma equivalente a un salario mínimo, vital y móvil ni superar dos salarios mínimos, vitales y móviles, o al total del salario neto correspondiente a ese mes”.

Sobre la asistencia a las empresas para garantizar la actividad económica y evitar despidos masivos, el gobierno nacional estableció una serie de medidas de asistencia para empleadores y trabajadores de pymes, además del sector autónomo, en el marco del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), en un paquete que incluye la reducción de aportes patronales y una asignación salarial aportada por el Estado, entre otros puntos.

A través del decreto 376/2020, ampliatorio del 332/2020, el presidente Alberto Fernández dispuso que el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), derivado de la emergencia por la pandemia de coronavirus, abarcará la “postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino”.

Acuña destacó que incluso habrá un “Salario Complementario”, que consiste en la “asignación abonada por el Estado nacional para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado”.

Por tal motivo nuestro referente y miembro de la conducción nacional de la Confederación General del Trabajo comentó que “aquellos que quieran avanzar por sobre los derechos que amparan los artículos constitucionales referidos a las leyes de trabajo y omitir los alcances de los decretos que frenan despidos y suspensiones de acuerdo con la decisión presidencial, deberán dar cuenta ante la justicia por sus acciones”.

Pese a todo Carlos Acuña, se mostró “optimista por la paulatina reactivación de distintos rubros de la actividad económica y comercial. Y destacó el canal de diálogo permanente con el gobierno nacional para gestionar y lograr los consensos necesarios para solucionar los déficits que se detecten. Es una situación única, nunca vivida en la historia, que transitamos con muchos problemas, pero con esperanza de resguardar primero y principal la salud y la vida de todo el pueblo en primer lugar y también el aparato productivo que mueve nuestra economía”.